domingo, 13 de enero de 2019

Marco regulatorio en la eólica marina


En los últimos 25 años, la energía eólica marina se ha convertido en una parte integral de la combinación energética europea. En 2017, se pusieron en servicio más de 3 GW de nueva capacidad eólica marina en Europa. Esto dio como resultado una capacidad instalada acumulada de más de 15 GW a finales de 2017, la mayoría de los cuales se ubican en el Mar del Norte.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Convertidores undimotrices de factura española


La idea de aprovechar la energía del océano no es una idea reciente. La primera patente de un convertidor de energía de las olas (WEC) se presentó a en 1799, y varios cientos de patentes relacionadas con la conversión de la energía de las olas ya existían a fines del siglo XX. La primera aplicación práctica del uso de energía de las olas de la que se tiene constancia fue realizada por Yoshio Masuda cuando empleo las olas del océano para alimentar las boyas de navegación.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Protección de cables eléctricos submarinos


Proteger los cables en entornos submarinos es una tarea complicada. Las circunstancias son diferentes en cada situación; Las propiedades geológicas, la topografía, los puertos, las rutas marítimas, las corrientes, las temperaturas son factores que pueden influir en el método de elección y la ruta que debe tomar el cable.

domingo, 28 de octubre de 2018

Plataformas flotantes españolas en la eólica marina


Hoy en día, las turbinas marinas desplegadas en el fondo marino son generalmente estructuras del tipo monopile o jacket. Estas estructuras están restringidas a aguas de menos de 50 metros de profundidad. Esto descarta por tanto lugares con mayores potenciales de viento y, a menudo, el acceso a grandes áreas. Las estructuras flotantes, al eliminar la restricción de profundidad y facilitar la configuración de la turbina, podrían abrir el camino para la generación de energía desde aguas más profundas.

domingo, 9 de septiembre de 2018

Paneles solares flotantes


El sistema consiste en paneles solares montados en un sistema de estanterías sobre flotadores y pontones que están asegurados por un sistema de amarre. El diseño de los sistemas mantiene todos los componentes metálicos por encima del agua. El sistema mantiene a flotadores de plástico de alta densidad de polietileno (HDPE) en contacto con el agua; estos flotadores han sido aprobados para su uso en depósitos de agua potable. Combinados, estos factores aumentan la durabilidad del sistema.